Mozart: <<Soy CEO y soy perro>>

¡Hola, me llamo Mozart!

Hoy me gustaría poder explicaros por qué nuestra agencia se llama La Pasión de Mozart y que adversidades tuve que pasar hasta llegar a ser CEO de una agencia como la nuestra.

Nací una noche fría y buena en la perrera de cuenca, digo fría por que era finales de diciembre y buena por que es cuando los humanos celebran el día de nochebuena el 24 de diciembre.

Mi mamá dio a luz a 3 hermosos bebés llamados, Alfa, Chopen y Mozart. Después de unos días duros de invierno, nuestro hermano Alfa, no consiguió sobrevivir a las bajas temperaturas y falleció, a los pocos días del fallecimiento de Alfa, tres bebés negros (Luck, Vader y Amidala) a lxs que no había olido en mi vida aparecieron mamando de nuestra mamá, eran tan negros como calentitos y mamá les dejó que se alimentaran con nosotros, así que tanto Chopen como yo les adoptamos como hermanxs.

Cuanto tuvimos alrededor de un mes de vida nos separaron de mamá y nos pusieron en manos de la que hoy es mi familia, no os lo voy a negar, durante muchos meses añoré el calor y olor de mi mamá biológica, nadie como ella sabia hacer que nuestros pequeños cuerpos entraran en calor.

Al llegar al que pensábamos que seria nuestro nuevo hogar todxs menos Amidala nos enfermamos de un virus llamado Parvo, poco a poco cada uno de mis hermanxs fue recuperándose, menos yo que cada día que pasaba me sentía más y más débil, hasta 20 días sufrí las consecuencias horribles de este virus que casi se lleva mi pequeño y debilitado cuerpo. Pero como dice mamá, la pasión con la que afronté esta gran adversidad y la alegría de ver a mis hermanos recuperarse del mismo virus que yo padecía hicieron que poco a poco yo también saliera de las puertas de la muerte.

Con la edad de 4 meses tanto mis hermanos como yo fuimos llevados a Valencia para hacer un viaje muy muy largo a Alemania, donde según nos había contado mamá, conoceríamos a nuestras familias definitivas, ningunx de nosotrxs quería separarse, pero pudimos entender que muchos perrxs como nosotrxs necesitaban que les sacarán de perreras (cárceles de animales) donde lxs perrxs y gatxs que allí llegan mueren sin haber hecho nada más que nacer.

Llegué a Alemania, a una familia con la que no recuerdo haber pasado más de dos días, después me llevaron a otra familia con la que pasé unas semanas, no les recuerdo mucho, pero si me acuerdo que me cambiaron el nombre y lxs niños de la familia me llamaban Limo. Añoraba tanto a mis hermanxs y a mi mamá que los días parecían no pasar. Un día cuando ya había perdido toda esperanza en volver a ver a mi mamá , apareció en la puerta de la casa en la que yo vivía en Alemania, no me lo podía creer, era ella, la humana que había luchado conmigo aquel virus y había hecho que mi pequeño cuerpo se volviera fuerte, de repente me llamó y entonces supe que era ella, sin saber muy bien que hacer corrí hacia ella la olí y comencé a besarle la cara, no recuerdo cuanto tiempo estuvimos parados besándonos pero lo que si sé es que desde aquel día mi vida seria plena.

Desde que mamá me fue a buscar a Alemania hasta el día de hoy han pasado multitud de acontecimientos, tristes y alegres, pero solo os voy a contar los alegres por que he decidido aprender de los malos y sonreír con los buenos. He podido formar parte de muchos rescates de animales ( yo solito he rescatado un pato, un gato y una perdiz) que se encontraban en la misma situación que yo estaba cuando apenas era un bebé, he ido a manifestaciones a revindicar un mundo más justo para todxs y he convivido con animales de muchas especies, y como no y por lo que hoy estoy aquí contando mi historia, he podido ser el primer perro de España en ser CEO de una agencia de publicidad donde todxs sus componentes abogan y luchan por un mundo donde la publicidad y todos sus canales sean mucho más justos y honestos. Donde la visibilidad y el éxito sean el objetivo principal de nuestro trabajo en equipo. Ligando siempre, a través de nuestros beneficios, solidarizándonos con diferentes causas animales para construir un mundo mejor para todxs.

Y si, ya se que no soy el CEO más convencional que hayáis podido ver, pero creo que en el momento en el que mi familia me propuso ser el ser que representa este maravilloso proyecto lo hizo porque jamás me he rendido ni hoy ni cuando fui un bebé y estuve a las puertas de la muerte.

“Nunca te rindas wouf… wouf …”
Al marcar esta casilla, acepto recibir correos electrónicos periódicos de La Pasion De Mozart S.L. Soy consciente de que puedo darme de baja en cualquier momento.*
Ponte en contacto

Acabas de encontrar la Agencia de Confianza
que estabas buscando

Estaremos encantad@s de hablar contigo

Email: hola@lapasiondemozart.com

Teléfono: 633 528 901